• CATEGORIA´s

  • julio 2017
    L M X J V S D
    « Ene    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  
  • TEMAS X CATEGORIA

Creen saber origen de líneas de Nasca

From: http://www.elnorte.com/ciencia/articulo/675167/

Cahuachi es el nombre del centro religioso desde donde se pudieron trazar las misteriosas figuras de Nazca, afirma especialista

Lima,  Perú (23 septiembre 2006).- Desde la ciudad sagrada de barro más grande del mundo antiguo en Perú se habría proyectado el trazado de las misteriosas líneas de Nasca, los enormes dibujos sobre la pampa desértica que sólo pueden ser vistos desde el aire, dijeron científicos a cargo de las investigaciones.

Cahuachi es el nombre del centro religioso construido en el año 400 antes de Cristo en medio del árido desierto de Ica en el sur de Perú.

Sus 24 kilómetros cuadrados y los restos de más de 30 construcciones piramidales la convierten en la ciudad de barro más grande del mundo superando a la ciudadela de Chan Chan, también en Perú, de 22 kilómetros.

El director de las investigaciones, el arqueólogo italiano Giuseppe Orefici, explicó a Reuters que Cahuachi está separado de las famosas líneas tan sólo por el valle de Nasca, lo que supone una relación estrecha entre ambos sitios religiosos.

“Es lógico que ese espacio abierto tan grande haya sido el lugar donde se ha expresado el pensamiento religioso de los Nascas y que éste salga de su más grande centro ceremonial”, afirmó Orefici.

La corta distancia no es la única evidencia de este vínculo pues la iconografía de sus divinidades se repite en las obras manuales halladas en el sitio.

“Los felinos y las orcas marinas están representados en todo el arte nasqueño y son las mismas que encontramos en los geoglifos”, dijo el arqueólogo. Además, las líneas de Nasca y Cahuachi están rodeadas de geoglifos de similares características , acotó.

Pero Cahuachi, voz quechua que significa “desde donde se mira”, tiene otros enigmas como la naturaleza de su construcción y hasta el momento no se han encontrado ningún elemento que demuestre que fuera habitada permanentemente, por el contrario, era un sitio de veneración sólo accesible para los sumos sacerdotes.

“La mayor interrogante es como en medio del desierto se erige un “Vaticano prehispánico”, donde un grupo de sacerdotes realizaban ceremonias y concitaban el interés de todos los pueblos colindantes”, dijo el historiador Josué Lancho, parte del equipo de investigadores.

Tesoro enterrado

La mayor parte del conjunto arquitectónico de Cahuachi aún se encuentra bajo tierra, pero sus principales edificios, la “Gran Pirámide” de 40 metros de alto y 150 metros de base por lado, y el llamado Templo del Escalonado, están completamente descubiertos.

La construcción tiene peculiares características como el uso de columnas de hasta cuatro metros de alto hechas con madera de árboles y arcilla y la aplicación de la técnica plectoforma, es decir, el uso de grandes bolsas rellenas con vegetales como maíz que sirven de base para la estructura.

La vigencia de Cahuachi como gran sitio religioso se extendió desde 400 años antes de Cristo hasta el año 400 de nuestra era.

Su declive se debió al catastrófico efecto de un “mega fenómeno El Niño” que según los investigadores generó aluviones que sepultaron el sitio alrededor del año 350.

Luego de estar abandonado por casi 100 años los antiguos nasqueños volvieron a Cahuachi pero esta vez lo usaron como lugar para enterrar a sus muertos.

“Cahuachi se convirtió a partir de ese momento en una huaca vernácula que es lugar sagrado donde enterraban a sus muertos y veneraban a sus ancestros”, dijo Lancho.

Más allá del misticismo que rodea a esta ciudad santa de los antiguos peruanos, su ubicación geográfica responde a un hecho estratégico para la vida del valle pues se encuentra frente al lugar donde el agua subterránea aflora de manera natural.

“Este afloramiento natural adquiría una connotación sagrada dentro del pensamiento del antiguo pueblo de Nasca”, explicó el historiador.

El cuidadoso trabajo de sus investigadores y el valor que esperan darle mediante su esfuerzo hace de Cahuachi una verdadera joya que espera conocer mas el mundo.

“En medio de esta sequedad emerge esta esmeralda en el desierto que es Cahuachi. ¿No es algo bello? ¿Algo lleno de misterio?, que en medio de la nada aparezca un monumento de tal suntuosidad”, afirmó Lancho.

PROTECCION ANTE EL CONTROL MENTAL parte1

Hoy daremos a conocer un  de las formas de proteccion ante el total atentado que hacen a nuestro cerebro a nuestra conciencia

sabias tu que te pueden cuidar con tan solo papel de aluminio

 vealo acontinuación 

CLICK

 

su servidor y recopilador jk  a su servicio   gracias

La grasa mas que un mito

Como empezó el errado consenso de que la GRASA engorda

Por John Tierney
Octubre 10, 2007
De: http://www.iht.com/articles/2007/10/09/healthscience/snfat.php

En 1988 el Cirujano General de los EEUU [equivale a Ministro de Salud], C. Everett Koop, proclamó que los helados eran una amenaza pública igual que los cigarrillos. Aludiendo al informe de su minis-terio de 1964 sobre los peligros de fumar, Koop anunció que la dieta de los norteamericanos era un problema de magnitud “comparable”, principalmente porque las comidas de alto contenido en grasa estaban causando enfermedades coronarias y otras enfermedades mortales.

Koop presentó su informe con estas palabras: “La profundidad de la base científica que subraya sus descubrimientos es todavía más impresionante que para el tabaco y la salud en 1964.”

Esa fue una declaración ridícula, como los demostró Gary Taubes en su nuevo libro que desenmascara mitos de manera minuciosa, “Buenas Calorías, Malas Calorías” (Knopf, 2007). La noción de las comi-das grasosas acortan la vida comenzó como una hipótesis basada en i formaciones y suposiciones dudosas, y cuando los científicos trataron de confirmarlas fracasaron repetidamente. La evidencia en contra de los helados Häagen-Dazs no era nada parecida a la evidencia en contra de los Marlboros.

Podría resultar extraño que in ministro de salud pueda estar tan equivocado. Después de todo, ¿no es su trabajo expresar el consenso científico? Pero ese era el problema. Koop estaba expresando el con-senso. Él, lo mismo que loa arquitectos que de la “pirámide de alimentos” de EEUU, que le dicen a la gnte lo que hay que comer, se equivocaron al escucharse a ellos mismos. Koop fue atrapado en lo que los científicos sociales llaman “una cascada”. Nos gusta creer que la gente mejora su juicio uniendo sus mentes, y algunas veces eso sucede. La audiencia en el estudio de “¿Quién Quiere Ser Un Millonario” vota usualmente por la respuesta correcta. Pero, supongamos que, en lugar de los miembros de la audiencia votando al unísono silenciosamente, ellos votaran en voz alta uno detrás del otro. Y suponga que la primera persona se haya equivocado.

Si la segunda persona no está segura de su respuesta, es muy probable que siga la opinión de la prime-ra. Para entonces, aún si la tercera persona sospecha que la respuesta correcta es otra, es más proba-ble que siga a las anteriores porque supone que las otras dos saben más que él.

Así comienza la “cascada informativa” a medida de que una persona tras otra supone que el resto no pueden estar todos equivocados.

A causa de este efecto, los grupos están sorprendentemente inclinados a llegar a conclusiones erradas aún cuando gran parte de la gente comenzó pensando diferente, de acuerdo con los economistas Sushil Bikhchandari, David Hirshleifer, e Ivo Welch. Digamos que, si el 60 por ciento de los miembros de un grupo tiene la información que les llevaría a la respuesta correcta (mientras que el resto tiene informa-ción que apunta a la respuesta equivocada, hay una contra tres probabilidades de que el grupo llegará en cascada al consenso errado.

Las “cascadas” son comunes en medicina a medida de que los doctores toman pistas de otros, lleván-dolos a sobre-diagnosticar algunas enfermedades leves y sobre-prescribir ciertos tratamientos. Incapaces de mantenerse actualizados con el inmenso volumen de la investigación científica, los doctores buscan la guía de algún experto –o por lo menos de alguien que suene confiable.

En el caso de las comidas con grasa, esa voz confiable pertenecía a Ancel Keys, un prominente investi-gador en dietas de hace 50 años. En 1950 llegó a convencerse de que los norteamericanos estaban sufriendo una nueva epidemia de ataques al corazón porque estaban comiendo más grasa que sus antepasados. Había dos destacados problemas con esta teoría, como lo explica el corresponsal de la revista Science, Gary Taubes en su nuevo libro. Primero, no estaba claro que las dietas tradicionales fuesen especialmente magras. Los americanos del Siglo 19 consumían grandes cantidades de carne; el porcentaje de grasa en la dieta de los antiguos recolectores-cazadores, según la mejor de las estima-ciones de hoy, era tan alta o más aún que la de los occidentales de hoy en día.

Segundo, realmente no había una epidemia de enfermedades del corazón. Sí, se estaban informado mayor cantidad de casos, pero no porque salud de la gente fuese peor. Era principalmente porque estaban viviendo más tiempo y ra más probable de que viesen a un doctor que les diagnosticaba los síntomas.

Para impulsar su teoría, en 1953 Key comparó dietas y tasas de enfermedades coronarias en los EEUU, Japón y otros países. Con seguridad, más grasa se correlacionaba con más enfermedades (los EEUU encabezaban la lista). Pero los críticos de entones notaron que si Keys hubiese analizado los 22 países que tenían datos disponibles, no habría hallado ninguna correlación. (Y como lo hace notar Taubes, nadie se habría sentido confundido acerca de la llamada “paradoja Francesa” de los come-dores de foie gras con corazones saludables.

La evidencia de que las grasas en la dieta se correlacionan con enfermedades del corazón “no se sos-tiene frente al examen crítico,” concluyó la American Heart Association [Asociación Americana del Corazón] en 1957. Pero tres años más tarde la asociación cambió si posición –no a causa de nuevos datos, escribe Taubes, sino porque Keys y un aliado estaban en el comité que emitía el nuevo informe. Afirmaba que “la mejor evidencia científica del momento” recomendaba una dieta baja en grasas para la gente con elevado riesgo de enfermedades del corazón.

El informe de la asociación eran grandes noticias y puso a Keys, quien murió en 2004, en la tapa de la revista Time. La revista dedicó cuatro páginas al tópico –y tan sólo un párrafo notando que el consejo dietético de Keys estaba “todavía cuestionado por algunos investigadores.” Eso estableció el tono durante décadas de cobertura de los medios. La cascada se aceleró en los años 70 cuando un comité liderado por el senador McGovern emitió un informe aconsejando a los americanos para reducir sus riesgos de enfermedades del corazón comiendo menos grasas. “El staff de McGovern estaba virtual-mente ignorante de la existencia de cualquier controversia científica,” escribe Taubes, y el reporte del comité fue escrito por un lego “que se basaba casi exclusivamente en un solo nutricionista de Harvard. Mark Hegsted.”

El informe impresionó a otra no científica, Carol Tucker Foreman, una secretaria asistente de agricul-tura, que contrató a Hegsted para diseñar una guía de dieta para los Estados Unidos. El consejo del Departamento de Agricultura aconsejando n contra de comer demasiadas grasas fue emitido en 1980.

Mientras tanto, no había aún buena evidencia para apoyar la recomendación de una dieta baja en gra-sas para todos los norteamericanos, como lo hizo notar la Academia Nacional de Ciencias poco después de que las normativas del Departamento de Agricultura (USDA) fueran publicadas. Pero los autores del informe de la Academia fueron denigrados por negar un peligro que ya había sido proclamado por la Asociación Americana del Corazón, el comité McGovern y el USDA.

Con el ostracismo de los científicos escépticos, el debate público y la agenda de investigación se tornó dominaba por la escuela de “la-grasa-es-mala”. Pero como lo nota Taubes, los meta-análisis más rigurosos de los ensayos clínicos de las dietas bajas en grasa, publicados en 2001 por la Cochrane Collaboration, concluía que las grasas no tenían un efecto significativo en la mortalidad.

Taubes dice que él admira de modo especial la iconoclastia del Dr. Edgard Ahrens Jr., un investigador en lípidos que habló en contra del informe del Comité McGovern. Posteriormente McGovern le solicitó durante una audiencia que reconsiderase su escepticismo con una evaluación que mostraba que las recomendaciones para dietas bajas en grasa estaban respaldadas por el 92 por ciento de los “principa-les doctores del mundo.”

Ahrens respondió que la inmensa mayoría de los doctores de la encuesta estaba basándose en conoci-miento de segunda mano porque ninguno de ellos trabajaba en este campo específico.

su servidor y editor jk agradece su visita…